Cuando un coche no arranca puede deberse a distintos problemas:

 

  • Un problema en el sistema de encendido del automóvil.
  • La batería se ha descargado por haberse dejado alguna luz encendida, puerta abierta… o simplemente por avería de la batería.
  • Que hayas tenido un despiste con la gasolina y no haya la suficiente para iniciar el sistema de arranque.
  • Problema mecánico (alguna pieza no funciona correctamente).

Lo primero es que hay evitar que esto ocurra. Se puede hacer, para ello es importante acudir periódicamente a tus talleres mecánicos de confianza para que un profesional revise todos los sistemas y estando atento al estado de la batería, la gasolina…

 

Los despistes pueden ocurrir, pero es muy aconsejable que antes de salir del coche, por muchas prisas que tengas, revises que has dejado todo como tienes que dejarlo.

Imagen: pexels.com

 

 

 

¿Qué se debe hacer si el coche no arranca?

 

Una vez que ya hemos sufrido el problema y el coche no se pone en marcha, podemos seguir los siguientes pasos:

 

Lo más frecuente es que el coche se haya quedado sin batería. Deberás acudir a un mecánico para que determine si simplemente la batería se ha descargado o si tiene alguna avería.  Puedes llamar a tu aseguradora para que con unas pinzas lo pongan en funcionamiento o hacerlo tú mismo.

Si estás convencido de que te has dejado alguna luz encendida, puedes probar a realizar un puente con los cables a un coche con la batería cargada, deberás hacerlo con cuidado y seguir el orden adecuado para conectar y desconectar los cables.

 

También puedes intentar empujar el coche cuesta abajo con la ayuda de otras personas e intentar arrancar el coche en marcha con la ayuda de la cinética, esto solo se puede lograr si a la batería le queda algo de carga.

 

Si, en cambio, el coche se ha quedado sin gasolina tienes que valorar dos opciones:

  • El despiste, no te has dado cuenta y deberás ir a pie a una estación de servicio para poder cargar el depósito manualmente para que te dé para algunos kilómetros.

 

  • Tienes una fuga. Lo consideras así porque has repostado hace poco pero el coche no tiene combustible. Puedes observar a ver si el coche ha dejado marcas en el asfalto. Deberás acudir a un mecánico para arreglar el problema.

 

  • Un interruptor encendido roto puede ser también el causante de que no arranque el coche. Cuando se acciona la llave no llega ninguna señal al sistema de encendido. Para comprobarlo, intenta oír algún ruido al girar la llave, si no oyes nada el interruptor seguramente esté roto.

 

  • A su vez, también puede que el coche arranque, parezca que todo va bien, pero al final no termine de arrancar. Se trata de un problema en las bujías, que pueden estar sucias o atascadas. Puedes limpiarlas tú mismo con mucho cuidado, pero para evitar males mayores mejor acudir al mecánico si no te ves del todo resuelto en esta tarea.

 

  • Si nada de esto parece ser lo que provoca que el coche no arranca, puede que tu problema se deba al relé de arranque. Una pieza que cuesta poco dinero y que es la encargada de enviar electricidad al motor de arranque del coche para que se ponga en marcha. Deberás poner un relé nuevo para acabar con el problema.